GRANDES ERRORES DE LA NAVIDAD


En mi casa, mañana, viene Papá Noel.

GORRO PAPA NOELEste señor tan achuchable de barba blanca y tremendo pandero que conduce un carro con un saco, que siempre me pregunté cómo es que no se cae, tirado por renos voladores. El pobrecillo de delante de todo tiene catarro y tiene la nariz al rojo vivo (se ve que para trabajar no se libra ni Dios).

EL caso es que este señor pasará por mi casa mañana.  Como en mi casa no hay niños pequeños, es una puta mierda.

Hemos caído en la triste costumbre de preguntar que quieren los demás de regalo. Que en el fondo es algo muy lógico suponiendo que, puestos a regalar, regalemos algo útil y no una caca más para la gran montaña de cacas que tenemos por casa.

Pero eso no es todo.

Algunas personas no solo son preguntadas, sino que directamente se les dice  –Mengana, no sé que quieres para navidad. Mejor te lo compras tú y luego ya te lo pago.–  Entonces Mengana, va a la tienda y dice, pues me iba a comprar esto. Entonces la dependienta, muy sonriente, le pegunta –¿Ticket regalo?-

¡Pero qué ticket regalo, Si es para ella misma!. Finalmente lo lleva a hurtadillas a donde sea que viene papá Noel , previamente consensuado con la familia, y en caso de haber niños pequeños, coloca su regalito en alguna de las bolsas que tiene la abuela estratégicamente colocadas debajo de las camas o en el altillo mas altilloso del armario.

Pero lo peor todavía está por venir. Porque llega el día siguiente y todo el mundo se reúne al lado del árbol y exclaman ¡oh! Si ha venido Papá Noel! Cuantos regalos!!! Y entonces pones al pequeño de la familia (que es el único que tiene una la ilusión ferviente de que un señor gordito y simpático le ha traído regalitos porque ha sido muy bueno y, como no tenemos chimenea, ha entrado por la ventana del salón.) a repartir los regalos, nervioso porque todavía no ha encontrado ninguno propio.

Y según los va repartiendo, vamos abriendo los regalos, haciendo como si no los hubiésemos comprado y empaquetado nosotros mismos, y exclamando ¡Justo lo que quería, no sé como lo sabría!

Total, que allá te vas más triste que un ocho (o simplemente indiferente) con tu bolsa de regalos que porta la sartén de cerámica y  la depiladora de tus sueños.

ALGUIEN ME PUEDE EXPLICAR, ¿QUE PASA CON LOS CALCETINES? Llamadme ingenua. Pero estoy harta de que todas las navidades pase lo mismo. No quiero comprarme más blusas y envolvérmelas (aunque me encanta envolver regalos) para hacer como que desfallezco de ilusión delante del único primo pequeño que tengo (que me encanta ver su carita de felicidad y de todo corazón, su wuuuuuaaaaaaaaaa ¿¿¿¿Cómo lo sabría?????).

¿No creéis que es mejor que te regalen unos calcetines calentitos y que tú no lo sepas?  Que abras un paquete y sientas que es eso de “no saber qué es”? Se está perdiendo.

Y lo que más me jode es ¿Porqué diablos caemos en el consumismo extremo? ¿Un regalo de menos de 50€ no se considera regalo?. No se, pensadlo. Cuando el 25 de Diciembre  fun-fun-fun lleguéis a los puntos de encuentro (con el bolsillo pelado) y abráis vuestro “regalo”, acordaos de esto que os acabo de decir.

En fin. Os mando un abrazo para que llevéis lo mejor posible este tramo de año (porque se que a mucha gente no le gusta la navidad, por diversos motivos) y que os traigan muchos regalos. Porque seguro que habéis sido niños muy, muy buenos.

Un beso,

Eva.

Anuncios

3 comentarios en “GRANDES ERRORES DE LA NAVIDAD

  1. Triste, pero cierto. La gracia de la navidad se pierde cuando ya no hay niños. Por eso llevo tiempo sin celebrar nada por estas fechas. Creo que no hace falta que sea un día concreto para hacer regalos y posiblemente por eso se hagan con esa desgana, por ese compromiso que hay.
    Pero bueno, al menos hay lucecitas y cancioncitas por todos lados que tienen la intención de animar estos días

    Le gusta a 1 persona

    1. Recoger es lo peor del universo, esta claro que hay que tomárselo con filosofía! El mio se queda en el salón hasta febrero la mitad de las veces.
      Yo te animo a que pongas tu arbolito aunque sea por adornar la casa! Ponte música de esa que incita a bailar sin que te vea nadie y comprate unas chuches con azúcar. Es infalible 🙂
      Un beso,
      Eva,

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s